Si dibujara una imagen que represente visualmente su papel dentro de su negocio, ¿qué aspecto tendría? ¿Está en la parte superior de un organigrama o está atrapado en medio de su negocio como el centro de la rueda de una bicicleta?

El generador de valor llamado “Centro de Atención y Dirección” (Hub and Spoke) en la metodología Value Builder, muestra cuán dependiente es su negocio de usted para sobrevivir. Si todo su negocio gira alrededor de usted como el dueño, en el momento en que el “centro de atención y dirección“ (o sea usted) se sobrecarga, todo el sistema falla.

Los compradores de empresas o inversionistas generalmente evitan este tipo de negocios porque entienden los peligros de comprar una compañía que depende demasiado del propietario. Aquí hay una lista de las 5 señales de advertencia que muestran que su empresa podría depender demasiado de usted.

Usted es la única autoridad que firma

La mayoría de los dueños de negocios tienen la autoridad final todo el tiempo. Pero, ¿qué sucede si usted está ausente por un par de días y necesita pagar a un proveedor importante? Considere otorgar a un empleado la autorización de firma por un monto con el que se sienta cómodo, y luego asegúrese de que sus estados de cuentas bancarias le llegan directamente a usted para su revisión. De esa manera, usted puede revisar todo lo que sale de su cuenta y asegurarse de que no se está abusando del privilegio que usted le dio a alguien en su empresa.

Sus ingresos no aumentaron en comparación con los del año pasado

Los ingresos iguales de un año a otro pueden ser una señal de que usted es el centro de todo lo que pasa en su empresa. No importa cuán eficiente sea usted, cada negocio que depende de su propietario alcanza su capacidad en algún momento porque su tiempo y capacidad se vuelven el cuello de botella del negocio. Considere reducir su línea de productos y servicios eliminando las ofertas técnicamente complejas que requieren su participación personal y, en su lugar, céntrese en vender menos cosas a más personas.

Sus vacaciones no se sienten como vacaciones

Si pasa sus vacaciones revisando órdenes desde su teléfono móvil, es hora de tomar acción. Comience por tomarse un día de descanso y ver cómo le va a su empresa sin usted. Después tome dos días, después tome 3. Se dará cuenta rápidamente porque lo buscan. Comience corrigiendo estas áreas primero y para eso construya sistemas, establezca procedimientos (como si fueran recetas de cocina), cree una organización con descripciones de puestos claras y comuníquelas. Finalmente, automatice lo más que pueda sus procesos . En una empresa bien manejada, usted como dueño debería poder tomarse unas semanas reales de descanso sin afectar su negocio.

Conoce a todos sus clientes por su nombre

Es bueno conocer bien su mercado, pero conocer a cada cliente por su nombre puede ser una señal de que está confiando demasiado en sus relaciones personales. Considere reemplazarse a sí mismo contratando un equipo de ventas, y por ineficiente que parezca, haga que un empleado de confianza lo acompañe cuando se reúna con clientes; con el tiempo, sus clientes se acostumbrarán a tratar con alguien más.

Recibe más de cinco correos electrónicos al día

Los empleados, clientes y proveedores que constantemente le envían mensajes de correo electrónico pueden ser una señal de que están buscando su aprobación o que usted no ha dejado en claro cuándo desea participar en su trabajo. Comience pidiendo a sus empleados que dejen de usar la línea CC en un correo electrónico, solicite que lo agreguen si realmente debe estar informado.